Que nuestros hábitos de consumo están cambiando es una realidad innegable. Las ventas por Internet están creciendo a diario prácticamente en todos los sectores.

   Si hablamos del sector de la automoción, parecía que se resistía a entrar en esta nueva tendencia. La Red ha sido usada hasta ahora para buscar información, comparar precios de distintos vehículos o para comprar o vender coches de segunda mano. Sin embargo, a muchos nos sorprendió la noticia del pasado mes de noviembre en la que se nos informaba de que OPEL iba a empezar a vender sus coches en España a través de Amazon. Más aún nos asombramos cuando conocimos la rapidez con la que se había vendido el primero. Hasta el momento, la visita al concesionario a la hora de  adquirir un coche era algo obligado e inevitable. Esta exclusividad, no obstante, está comenzando a desaparecer. En los últimos años la venta de coches nuevos ha ido llegando también de manera tímida a la Red y han surgido distintas opciones para comprar coches nuevos online que han demostrado tener gran éxito. Entre los motivos que llevan a los usuarios a optar por este canal de compra podemos decir que la rapidez, la comodidad y el poder beneficiarse de mejores precios son los más cautivadores.

  Para llevar a cabo la compra de un vehículo online el proceso más común es el siguiente:  el cliente elige el vehículo y hace un depósito de una cantidad determinada que le será descontado después del precio final del coche. Un vez se confirme, el concesionario procederá a ponerse en contacto con el cliente para comunicarle cuál es el concesionario más cercano en el que puede efectuarse la entrega. Acordado el concesionario, será el distribuidor el que contacte para elegir el método de pago. Confirmado todo el proceso, el coche será enviado a la concesión. Allí, el cliente será informado de las características del vehículo  a la vez que se comprobará que no ha sufrido daño ninguno durante el proceso de traslado.

   Según las previsiones, muchos fabricantes de automóviles querrán sumarse cada vez más a esta nueva tendencia. En el Grupo TKS somos conscientes de ello. Por eso y, aunque todavía se encuentra en fase de estudio, estamos trabajando en un nuevo proyecto cuyo principal objetivo es convertir este tipo de gestiones online en un trámite más rápido, cómodo, eficaz y satisfactorio.

   La aplicación en la que queremos trabajar será  válida y de gran utilidad para cualquier actividad que suponga movimiento de coches. Empresas de gestión de flotas, empresas de alquiler de coches y empresas de venta de vehículos disfrutarán de un servicio completo en el que el conductor que desplace el coche y la tecnología serán proporcionados por nosotros. Gonzalo Ibáñez, del equipo de Auditorías Internacional y Fuerzas de Ventas del Grupo TKS, nos explica que la idea es vender una aplicación que cubra todo el proceso, que permita comprobar que el coche se presenta en perfectas condiciones y que posibilite también el bloqueo del pago.

“El concesionario que se dedica a vender coches por Internet necesita alguien que lleve el coche. Esa persona la pondríamos nosotros y se ocupará de llevar el coche hasta la dirección indicada por el cliente. Una vez alli, deberá explicarle al cliente cómo funciona el vehículo y hará que firme una especie de recibí en la aplicación que nosotros habremos diseñado. La aplicación, a su vez, haría un recorrido virtual por el vehículo comprobando que se ha entregado sin ningún desperfecto. Una vez se constate que no tiene ningún daño, a través de la aplicación se daría el ok y  se procedería entonces a desbloquear el pago”.

   Gonzalo Ibáñez añade además que para llevar a cabo esta tarea se recurriría a  los servicios de los distintos auditores de vehículos que el equipo de Auditorías de TKS posee por toda España, lo que supondrá sin duda un importante ahorro en los costes.

   El proyecto se encuentra, como hemos dicho, en fase de estudio. Sin embargo, en el Grupo TKS deseamos que se convierta en una realidad en un futuro cercano. Para ello, estamos en contacto con empresas como Fullcar Services y PS TEAM, que actualmente ya están trabajando en este tipo de servicios en Francia y Alemania respectivamente. “La idea es aprender de ellos, conocer a fondo el servicio que están llevando a cabo en sus países para luego poder crear aquí el nuestro propio”, concluye Gonzalo Ibáñez.