Ayer miércoles 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, los empleados de nuestra empresa acudieron a sus puestos de trabajo para demostrar un año más que aquí hombres y mujeres trabajan bajo las mismas condiciones, las mismas oportunidades y que la conciliación en TKS es más fácil.

El 8 de marzo de cada año se celebra en todas las ciudades y países del mundo el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, también conocido como Día Internacional de la Mujer. Se conmemora este día la lucha de la mujer a los largo de la historia para conseguir la igualdad frente al hombre tanto en la sociedad como en su desarrollo íntegro como personas. Según los historiadores, tiene su origen en el 8 de marzo de 1857, día en el que cientos de mujeres de una fábrica textil de Nueva York organizaron una marcha en protesta por las condiciones inhumanas en las que se veían obligadas a trabajar y por los injustos salarios que percibían, que en aquel entonces eran de un 60 ó 70% inferiores que el de los hombres. No se puede negar que desde aquel día son muchas las cosas que se han conseguido en este aspecto, si bien es cierto que aún queda mucho por lograr.

En nuestra empresa el día de ayer se vivió como un día más y los empleados y empleadas que forman parte de ella acudieron a sus puestos de trabajo para seguir trabajando en igualdad de condiciones: “Venimos a trabajar como otro día cualquiera porque es lo que queremos y por lo que llevamos años luchando”, nos comenta una trabajadora.
De los cerca de 100 trabajadores que componen la plantilla de TKS, el 90% está formada por mujeres: solteras, casadas, madres de familia, hijas, jóvenes, no tan jóvenes… Y es que siempre hemos formado nuestro equipo en favor de la igualdad entre hombres y mujeres; porque llevan años demostrándonos que disponen de las mismas capacidades intelectuales que los varones, porque desarrollan su trabajo con el mismo nivel de profesionalidad que exigimos a unos y otros y porque acuden cada día para dar lo mejor de sí mismas durante su jornada laboral.

Por eso, en nuestra empresa llevamos años apostando por las mujeres. Sabemos que para ellas es igual de importante poder desarrollarse a nivel profesional y personal y que la conciliación es muy importante hoy en día en sus vidas. Por eso, tanto los hombres como las mujeres que trabajan para nosotros lo hacen bajo las mismas condiciones en todos los aspectos. Les ofrecemos además, unos horarios compatibles y adaptables a sus vidas familiares y, lo que es más importante: se les recuerda cada día que sin su aportación a la empresa, esta no sería lo que es.