En ocasiones, cuando nos planteamos afrontar la compra de un nuevo vehículo, son muchas las dudas que nos asaltan. A veces incluso no somos conscientes de nuestra realidad y nos vemos sobrepasados por los gastos que cada mes se empeñan en vaciar nuestra cuenta bancaria.
Según podemos leer en la web coches.net, a la hora de comprar un coche, hay que tener en cuenta determinadas variables como la marca, el modelo o la funcionalidad. Pero la más importante sin duda, es el precio así como conocer cuál es la mejor forma de financiar su adquisición. Según los expertos, hay para ello varios factores que tenemos que tener siempre en cuenta a la hora de financiar la compra de un vehículo:
1. Fijarse un presupuesto límite: hay que ser realistas y adquirir un vehículo que se ajuste a un presupuesto que nos habremos fijado de antemano. Para eso, el cliente deberá valorar su nivel de endeudamiento y la capacidad real de devolver el préstamo.
2. Estudiar las dos opciones de financiación que existen en el mercado:
-A través de entidades bancarias: en los últimos años han diseñado préstamos personales destinados exclusivamente a la compra de un vehículo. Estas además son capaces de ofrecer mayores opciones de financiación.
-A través de las financieras de los concesionarios: por lo general están más dispuestos a negociar ya que su objetivo primero es la venta del vehículo. Por otro lado, suelen ofrecer tasas de interés especiales porque están subsidiarias por el fabricante.
3. Conocer los tipos de interés de este tipo de préstamos: variable, fijo, selectivo o flexible.
4. Utilizar un simulador de préstamos para hacerse una idea de cómo quedarán las cuotas mensuales.
5. Hacer lo posible por dar una entrada reduciendo de esta forma el plazo de amortización.
6. Tener en cuenta otros gastos o créditos que estemos ya pagando.
Teniendo estos 6 puntos en cuenta, podremos hacer frente a la compra de un vehículo sin futuras desagradables sorpresas y sin convertir nuestra nueva adquisición en un problema.