Abundan todavía las compañías que continúan asumiendo la gestión de impagos de su empresa de manera interna, lo que provoca que la mayoría de ellas estén incurriendo innecesariamente en sobrecostes e ineficiencias. Durante los últimos años han surgido diversas empresas de outsouring de facturación como la nuestra con personal altamente competente que ofrece una gestión integral en la resolución de este tipo de situaciones. Confiar los recobros a personal especializado que se dedica en exclusiva a esta labor mediante el uso de herramientas de última generación resulta, sin duda, la mejor y más eficaz solución para todas estas compañías que no poseen departamentos propios de cobro o que no están en disposición de seguir dedicando más recursos ni tiempo a la gestión de impagados.

Una de las principales ventajas de externalizar las actividades de facturación y cobranza mediante empresas especializadas en outsourcing es que las compañías invertirán únicamente en contratar los servicios de una empresa experta en el recobro de deudas que le ofrezca mayores garantías para poder alcanzar su objetivo. De esta manera, verán reducidos sus costes laborales a la vez que mejorarán de forma considerable su liquidez. Otro de los mayores beneficios de externalizar esta gestión es que los costes fijos de estas compañías se podrán asignar a lo que realmente genera valor. No necesitarán invertir en equipos informáticos ni en programas específicos de gestión y ahorrarán de manera considerable en otros gastos generales como teléfono o electricidad.

Beneficios de externalizar la gestión de los cobros

Los beneficios de externalizar la gestión de los cobros de su empresa , sin embargo, no finalizan aquí.

  • Los costes se optimizan ya que las empresas de gestión de cobros conocen debidamente el sector y poseen la experiencia necesaria, el personal debidamente formado y las herramientas tecnológicas precisas para desempeñar el cobro de deudas de forma eficiente.
  • El proveedor que asume el recobro es un profesional con muchos años de experiencia en el sector. Se trata siempre de un experto en la gestión de impagados por lo que los resultados que él obtenga serán, con toda seguridad, muy superiores a los que pueda conseguir cualquier otro empleado de su empresa que no posea la formación ni experiencia suficiente. Su empresa verá disminuidos los gastos en personal, en la formación continua y reciclaje de éste y optimizará sus recursos humanos. Además, al intentar negociar con el deudor, puede suceder que sus empleados se desanimen psicológicamente y no rindan en el resto de tareas que tienen asignadas lo que puede suponer una gran pérdida económica.
  • Al tratarse de personal altamente cualificado, podrá comprobar que el número de expedientes que resuelvan será mucho mas elevado y los tiempos de resolución bastante inferiores.
  • Los directivos de su compañía podrán dedicar más recursos a otro tipo de tareas más transcendentes. Mientras intentan cobrar la deuda que le deben, están dejando de dedicar tiempo a otras ocupaciones más importantes que les permitan seguir creciendo, mejorando y captando nuevos clientes con los problemas económicos que esto puede derivar. Dejarán de supervisar los procesos rutinarios que no aportan ningún tipo de valor añadido a su empresa para dedicarse a otros asuntos estratégicos. Al externalizar el cobro de deudas, además, su empresa podrá repartir los gastos que supondrían dedicarle a la gestión de cobros de deudas a otras actividades de la empresa.

Contacta con nuestros especialistas y estudiaremos tu caso sin compromiso