La externalización de Fuerzas de Ventas u outsourcing comercial es uno de los modelos de gestión comercial que mayor crecimiento está experimentando en los últimos años ya que cada vez son más las empresas que optan por confiar algunos procesos de su negocio a proveedores externos. Según un estudio llevado a cabo en el año 2016 por una importante multinacional de Recursos Humanos, el 52% de las compañías consultadas se estaban planteando externalizar sus servicios. Los fabricantes y comercializadores que ya lo estaban haciendo coincidieron en señalar que esta práctica les estaba ayudando a optimizar sus modelos actuales y destacaron la flexibidad, la mejora de la productividad y la eficiencia en los procesos como los valores más notables de su experiencia externalizando equipos comerciales.

Cualquier proceso de negocio que se pueda hacer desde una ubicación fuera de su empresa puede ser externalizado. Para el Grupo TKS, la experiencia que venimos desarrollando desde nuestros inicios nos está demostrando que esta estrategia está ayudando a muchas firmas a mejorar su marca y su negocio. No obstante, si usted todavía tiene dudas al respecto y desea averiguar si a su empresa le conviene o no externalizar sus fuerzas de venta, hay diversos factores que deberá tener en cuenta y que le ayudarán a tomar la decisión más acertada. El tamaño de la empresa, el sector al que pertenece o los productos que comercializa son algunos de los variables más importantes.

Como todo, el outsourcing comercial tiene también sus defensores y sus detractores. Vamos a comenzar revisando los principales argumentos que utilizan los detractores de la externalización de Fuerzas de Ventas. Entre ellos destacaremos los siguientes:

    • A pesar de que la tarea que realizan suele ser continua, los empleados son contratados por “proyecto”. Esto hace que no se lo piensen demasiado a la hora de renunciar a sus puestos de trabajo si encuentran un empleo mejor. Este hecho, indican, puede provocar que la calidad del servicio se resienta.
    • Al no ser pagados directamente por la empresa, los empleados subcontratados no tienen un incentivo de lealtad o pertenenecia hacia ésta.
    • Al ser los “externos” los que realizan las actividades no prioritarias, para la empresa contratante resulta más fácil eliminar puestos de trabajo.

Nosotros estamos convencidos, sin embargo, de que las empresas que se decantan por la externalización sólo obtienen beneficios. En este artículo pretendemos centrarnos en los que consideramos más relevantes

¿Cuales son los beneficios de trabajar con Fuerzas de Ventas Externas?

Se reducen y controlan los plazos y la empresa gana tiempo.

Antes de comenzar el proceso se establecerán los plazos teniendo en cuenta las necesidades del cliente. Estos tiempos serán respetados siempre por la empresa de servicios de outsourcing lo que servirá como garantía para controlar y reducir los tiempos de preparación de la campaña. Mientras los recursos de la empresa se disponen por horarios, la externalización se gestiona por objetivos y logros.

Servicios más rápidos y de mayor calidad.

Los portavoces de la marca contratante serán por lo general expertos en técnicas comerciales. Las negociaciones serán por lo tanto de alta calidad y el tiempo de espera para que el producto llegue al mercado se verá visiblemente reducido. Esto se traducirá en un incremento más rápido de la cartera de clientes, en una mejor fidelización y en una mejora significativa de los ingresos.

Mayor eficiencia.

La empresa externa contará con un equipo humano experto al que sólo habrá que formar en aquellos conocimientos específicos sobre su producto o servicio. Realizará el trabajo aplicando sus mejores técnicas y conocimientos con el objetivo de aumentar las ventas y/o crear nuevos canales de venta. Gracias a esto, la eficiencia y la productividad se verán aumentadas contribuyendo así a mejorar los beneficios de la marca.

Liberará personal interno para otros fines.

Expertos profesionales con una dilatada experiencia en el sector serán los que se encarguen de concebir la campaña y la estrategia comercial y de llevar a cabo su desarrollo. De esta manera, la empresa contratante se podrá centrar en realizar sus competencias clave (desarrollar nuevos productos, hacer innovaciones, etc.), haciendo que la rentabilidad aumente.

Ahorro en infraestructura y tecnología.

Las empresas no tendrán necesidad de invertir en infraestructura puesto que será la empresa de outsourcing la responsable de los procesos de negocio y de desarrollar la infraestructura necesaria.

Acceso a recursos especializados.

Las empresas contratantes no se verán en la necesidad de seguir invirtiendo en la contratación y formación de recursos humanos para su negocio. La empresa contratada dispondrá de recursos humanos especializados y altamente cualificados que harán que la calidad del servicio sea notablemente superior.

Confianza.

Entre la empresa y su proveedor externo se establecerá una relación de confianza y fidelidad mutua. Entre ellas se creará un compromiso firme para lograr que el negocio alcance los objetivos perseguidos y pueda llegar a destacar y a convertirse en referente de otras empresas de su mismo sector.

Se reducen los costes.

Es, sin duda, una de las ventajas más obvias y visibles que se obtienen al externalizar las necesidades de negocio. Si nos centramos en el sector de los contact center, desde el Grupo TKS estamos en disposición de asegurar que contar con empresas como la nuestra para poner en marcha un servicio de atención telefónica personalizada con sus clientes constituye una ventaja competitiva para la compañía que tome esta decisión ya que el coste será considerablemente inferior.

¿Quiere descubrir como la externalización de la Fuerza de Ventas puede ayudar a su empresa? Contacte con nosotros sin compromiso