El Grupo TKS continúa ampliando sus servicios a las empresas de automoción, desde el pasado mes de agosto ofrece la Auditoría de Estándares, conocida también como Auditoría de Criterios. Se trata de un innovador servicio consistente en auditar a nivel nacional las instalaciones de empresas de automoción y comprobar que todos los puntos que se incluyen en el contrato entre el fabricante y el concesionario se cumplen de forma estricta.

La auditoría consiste en comprobar que cada instalación cumple todos los epígrafes del contrato firmado con la marca.

Este tipo de auditoría se centra fundamentalmente en dos niveles:

Se auditan los criterios humanos como el personal de cada concesionario.

Se auditan los criterios materiales, es decir, comprueban que los concesionarios se adaptan a una imagen determinada que han de cumplir y que está reflejada en el manual de la marca. Dentro de las marcas además, auditan tres tipos de instalaciones: el concesionario principal, los agentes o sucursales de ese concesionario y los servicios oficiales.

¿Cómo funciona una Auditoría de Estándares?

“El procedimiento que seguimos es: hacemos una concertación previa con la instalación a auditar y le solicitamos la documentación (los listados de personal, la ley de protección de datos firmada por cada uno de los empleados, TC1 y TC2 etc). Vamos revisando esa documentación y comprobamos que todo esté correcto”, explica David Vallaure, responsable junto a Aba Pastrana del equipo de Auditorías del Grupo TKS.
Para llevar a cabo la auditoría y facilitar la tarea del auditor, el equipo de auditorías elabora unos check list y se los envían. De esa manera, el auditor observa y va chequeando cada epígrafe del contrato como cumplimiento o incumplimiento, teniendo que indicar el motivo en caso de este último. “Le agilizamos así al auditor bastante tarea administrativa que le quitaría mucho tiempo de trabajo en campo . Si observa que no se cumplen los epígrafes que vienen reflejados en el contrato firmado con la marca, lo ha de indicar. Puede darse el caso de que el espacio para el letrero no sea el que corresponde o que el color de la pared no sea el fijado, que el acceso no esté bien señalizado, que no tenga el número de plazas mínimas para el parking de clientes, etc.”.En algunas instalaciones se revisa también el utillaje. Esto es, los distintos puntos de venta  han de tener determinadas máquinas, instrumentos o herramientas que tienen que corresponder con el modelo expecífico que les indica la marca. “Si el auditor detecta que esa herramienta o máquina determinada no está, pasaría también a ser un incumplimiento”, comenta David Vallaure.

En lo que respecta a los criterios humanos los auditores han de comprobar de igual manera que se están cumpliendo todas las condiciones indicadas en el contrato. Observan, por ejemplo, que no haya duplicidad de funciones, que la formación que da la marca al personal del concesionario comprende todos los cursos establecidos.

El cierre de este tipo de auditoría es similar al de una Auditoría de Stock y para ello se firman también unos informes que en este caso son los chek list anteriormente mencionados. “Recibimos los informes firmados por parte del auditor, nos envía los posibles incumplimientos documentados con fotos y luego nosotros tenemos que revisar que todo lo que nos envía cumple con el procedimiento que nos han marcado para poder cerrarlo de manera administrativa y reportarlo a la marca”.

¿En qué se diferencia una Auditoría de Estándares de una Auditoría de Stocks?

Respecto a la diferencia existente entre la Auditoría de Stock y la Auditoría de Estándares, cabe indicar que es considerable y que se basa fundamentalmente en el concepto de lo que se audita. “En la Auditoría de Stock auditamos vehículos financiados y su documentación.La Auditoría de Estándares, en cambio, es bastante más compleja, tenemos que estar atentos a muchas más cosas ya que se audita todo un concesionario”, comenta Ana Pastrana. En la Auditoría de Criterios existe además una continuidad en el tiempo : deben comprobar que los diferentes puntos de venta se están adaptando en todo momento a todos los parámetros que impone la imagen como pueden ser las actualizaciones de los logos,los cambios que puedan producirse en los uniformes,etc.

Un caso de éxito: Auditoría de Estándares PSA

El Grupo TKS audita a nivel nacional las instalaciones del Grupo PSA, grupo que integra las marcas Peugeot y Citroen. Ana Pastrana y David Vallaure, responsables del equipo de Auditorías del Grupo TKS, nos explican que desde el pasado agosto son ya 186 las auditorías que han llevado a cabo dentro de este nuevo servicio gracias a la labor de los auditores más brillantes más experimentados que integran su equipo y que han sido seleccionados por ellos mismos.

Aunque el tiempo con el que contaron para preparar este proyecto fue muy breve, y a pesar de que, como hemos mencionado, se trata de un trabajo laborioso, lo cierto es que a día de hoy la sensación es muy positiva y en PSA se muestran muy satisfechos con la labor que el Grupo TKS está llevando a cabo en este nuevo ámbito. “En la formación que nos ofrecieron nos indicaron que teníamos que ser muy rigurosos y así estamos siendo. El trabajo que estamos haciendo en TKS es prácticamente idéntico al que lleva a cabo PSA, por lo que nos están dando a entender que hemos asimilado bien el concepto y que se está llevando correctamente a la práctica”, concluye David Vallaure.

Contacte con nuestros expertos para ampliar información