Como medida para combatir la morosidad y facilitar el cobro de deudas la Ley 3/2004, de 29 de diciembre, por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales, establece el devengo automático de intereses de demora cuando el obligado al pago de la deuda dineraria surgida como contraprestación en operaciones comerciales, incurra en mora.

¿Qué son los intereses de demora?

El interés de demora es como una indemnización de daños y perjuicios que se aplica en la reclamación de impagados cuando el deudor deja de pagar dentro de los plazos convenidos o legalmente aplicables. El retraso en el pago de las deudas acarrea unos perjuicios para el acreedor que se tratan de corregir por medio de los intereses de demora.

¿Cuándo se les pueden cobrar intereses de demora a los clientes morosos?

A los efectos del devengo de intereses de demora, éste se produce de forma automática, sin necesidad de aviso de vencimiento ni ninguna clase de intimación por parte del acreedor. Transcurrido el plazo para efectuarse el pago (tanto el pactado como el legalmente establecido) la Ley reseña que el deudor deberá abonar el interés fijo automáticamente, sin necesidad de aviso de vencimiento ni intimación alguna por parte del acreedor.

Atención. Se especifica en el texto normativo, que el acreedor sólo podrá exigir dichos intereses si ha cumplido de forma efectiva sus obligaciones y si el retraso es imputable al deudor.

¿Cómo se calculan estos intereses?

En un primer momento, si no se especifica nada en el contrato, el interés de demora que deberá ser abonado por el deudor al acreedor, será en que resulte del contrato, y en defecto de pacto, el tipo legal que establece la Ley. Al objeto de evitar la práctica común por la que las empresas se abstienen de pagar sus deudas, se eleva el interés de demora que será siete puntos superior al tipo de interés aplicado por el Banco Central Europeo en sus operaciones de refinanciación en el último semestre. Es decir, el tipo de referencia, que será el aplicado por el mencionado organismo, a su más reciente operación principal de refinanciación efectuada antes del primer día natural del semestre de que se trate, se incrementará un margen de siete puntos especificado en la Ley. El tipo de interés de demora en operaciones comerciales es la suma del tipo de interés aplicado por el BCE a su más reciente operación principal de financiación efectuada antes del primer día del semestre natural de que se trate, más siete puntos porcentuales. Este tipo de interés de demora se calcula semestralmente y, por tanto, será de aplicación durante los seis meses siguientes a su publicación. Así pues, el tipo de interés se aplicará durante un periodo completo de seis meses desde el 1 de Enero al 30 de Junio; y desde el 1 de Julio hasta finales de año.

Atención. En los estados miembros de la Unión que no pertenezcan a la zona Euro (Gran Bretaña, Suecia y Dinamarca) sus respectivos Bancos Centrales, serán los encargados de fijar un tipo equivalente al del Banco Central Europeo.