La crisis actual ha provocado que existan muchas situaciones de impago en el ámbito empresarial. Y es muy común, acumular facturas impagadas en los cajones de autónomos y empresas. Ante estas situaciones, en muchas ocasiones los empresarios no saben qué procedimiento seguir o cómo actuar. En este artículo os ofrecemos una breve guía a seguir en el caso de que os encontréis en esta tesitura.

Podemos encontrarnos dos tipos de situaciones: el cliente despistado, en el que un mero recordatorio será suficiente, o un auténtico moroso, el cual puede peligrar nuestra tesorería.

Es por esto, que la gestión de los impagos debe llevarse a cabo adecuadamente.
Consejos para cobrar una deuda impagada

1- Antes de contactar con el deudor, recaba toda la información disponible sobre la empresa deudora y haz un estudio sobre las expectativas de cobro.

2- Primer aviso. Un recordatorio al deudor, bien sea por correo electrónico o llamada telefónica. Al contactar con el cliente evita las palabras negativas como “deuda, morosidad, impago, impago” y utiliza palabras neutras o eufemismos como “incidencia de cobro”. Hay que ser duro con la deuda, pero correcto con el deudor. El primer aviso debería llevarse a cabo en los siete días siguientes al plazo acordado para recibir el pago. En esta etapa, distinguiremos al moroso del cliente descuidado.

3- Si el cliente no da señales, habría que pasar al requerimiento formal. Se trata de notificar de forma formal y contundente al moroso de la cantidad debida y la obligación que tiene de satisfacerla, así como el plazo máximo del que dispone antes de que recurramos a la justicia. Se deberá utilizar una carta certificada o un burofax, para tener constancia de que el deudor haya recibido la notificación.

4- El último paso, si el deudor no entra en razón, sería recurrir a la justicia. Pudiendo iniciar un procedimiento monitorio, procedimiento especial cuyo objetivo es resolver de forma rápida los conflictos jurídicos en los que no existe contradicción. Este tipo de juicio no requiere abogado ni procurador, lo que significa un ahorro de costes para el acreedor.

5- Una alternativa intermedia, antes de recurrir a la justicia, sería contratar un servicios de cobro de deudas. En TKS Outsourcing Group contamos con profesionales cualificados con más de 15 años de experiencias en el cobro de deudas. Realizamos el recobro en todas las fases de la deuda, tanto en vía precontenciosa como en vía judicial. Nuestros profesionales siempre utilizan métodos de cobro éticos, permitiendo mantener la relación con sus clientes y la imagen de su empresa.

Si tienes una empresa y problemas con los pagos recibidos, descubre nuestros servicios de cobro de deudas.